Locadelamaceta

Cultivo letras, voz, llaves, y otras plantas de interior.

¿Escritora, yo?

2 comentarios

Hoy es Día del Escritor. He sido mencionada en varias felicitaciones. Sonrío, pero no con los ojos: cuando las albricias llegaron al buzón, el paquete de dudas ya estaba ahí. El mismo paquete de siempre entregado, con puntualidad, ante mis umbrales. Dudo: ¿Escritora, yo?

Escritores, dicta el mundo editorial conocedor, son los que publican cada dos años.  Mi promedio es uno y solo uno cada 37 años: tengo más lentitud que talento. Mientras, el cursor solicita saber si ¿ya?, ¿ya me apuro?. El ruido del motor de la computadora y el golpeteo de la Olivetti contra mi tímpano, me fastidian. Odio mis manuscritos, la viscosidad del papelerío patrullado a lápiz y cómo balbucea una historia de mundo interior, confuso. Aún si el relato se aclara, me dan ganas de quemar mis borradores en una pira de funeral, matar los textos que hacen de sí mismos lo que les da la gana. No obedecen razones. Nada les parece. Exigen una estrategia.  Me desarman. Aborrezco esas marrullerías y esos laberintos de andamios.  Jamás he podido escribir así ni podré. No puedo ni sé cómo.

Y luego, claro, está el tema de los temas. La doctrina dice que el relato ha de salpicar sangre, semen, giros o  adicción a la prosa. Mientras más vísceras se revuelvan, más escritor será quien lo escribe y más respeto generará en el lector.  ¿Qué le hecho a la invitación a producir textos obscenos? ¿Punzocortantes? Aceptarla, lejos de los testigos, y  fallarle al canon: pues me adhiero al ciclo del agua y no al chapoteo, mi texto con más rating ha sido una oración a San Francisco de Asís; cada día, mi jardín se va revelando como capilla, no distingo entre lectores y amigos, acentúo con mi voz lo que no logro entre párrafos.

Pero, oigan, agradezco la felicitación. No me la quedaré: pertenece a la presencia invisible que, así como me entrega un paquete de dudas, se sienta junto a mí frente a la hoja en blanco  y asiste a la cita, una y otra vez, todas las veces, creyendo en mí y en lo que puedo y quiero decir.

Yo no soy escritora. Vivo escribiendo, nada más.

Autor: locadelamaceta

Blogger Libra en tecnicolor. Vive en California, escribe descalza, le rondan dos hijas y tiene un jardín.

2 pensamientos en “¿Escritora, yo?

  1. Miranda… yo siento que vivir escribiendo es el quehacer de los escritores, sean reconocidos comercialmente por una editorial o no. Escritora tu?… claro! y muy grande porque anteceden al oficio las 3 “M” más importantes: eres Maestra Escritora, Mamá Escritora, Mujer Escritora.

    Un fuerte abrazo y mi eterna gratitud por la guía constante.

    Daniel

  2. Vives cantando, eres cantante…vives pintando, eres pintor… vives escribiendo..eres escritora…
    Lo que tu describes tiene mas que ver con el arquetipo de escritor, su metodología…el reconocimiento social, la función de quien debe escribir en la sociedad, lo que debe escribir y para quien …
    Escribes sistemáticamente, tienes un publico, eres escritora….lo dificil es asumir qué tipo de escritora eres y que tipo de escritora quisieras ser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s