Locadelamaceta

Cultivo letras, voz, llaves, y otras plantas de interior.

Atril

2 comentarios

En mi lista de deseos por cumplir antes de morirme, hacer teatro ocupaba una marquesina. Mi subconsciente decidió que no era necesario esperarme a que se me detuviera el corazón: bastaba con aprovechar los cambios hormonales, como a una buena ola. Algunos estereotipos contribuyeron a la causa, pues si uno ha de escribir, ha de vivir intensamente y la única manera de hacerlo con decoro es promoviendo el drama. No cualquier conflictillo cotidiano de ay, no sé qué hacer, púm, esperanza, aprendizaje y fin. No, no. Dramas chonchos, de triple nudo sobre óxido bajo tres llaves. Drama por entregas, con puntos suspensivos y goteras entre generaciones. Drama sin dramamine, mareador, autosustentable. ¡Mejor que ir a La Parisina a comprar telas! Material para historias y no retazos. El drama en serio, profesional,  de morirse en vida o, ya de perdida, hacer que el prójimo muera en vida, varias veces. De ese, dos para llevar.

El precio que pagué por vivir en el drama llegó con una factura desglosada, pagadera en alma y abandono, y con el borrador de ninguna historia que fuera verdad. Se lo deseo a nadie. Es muy laborioso sanar las fracturas expuestas de los significados, ni la lengua ni el lenguaje pueden cauterizar esas heridas rápidamente. Me tomó años morir y morir. Después, conocí el poder de vivir serena. Decidí que escribiría sin ser escritora y que trataría al drama aprendido con la misma piedad que a la mala hierba, sabiendo que son tenaces.  Opté por cumplir mis sueños y no agonías, envuelta en manta para poder coser, envolver o vestir lo que me diera la gana. Inflé el decoro con helio, lo solté y le deseé buen viaje.  Amé mis mares de estrógeno y progesterona, cuando se agitan y cuando se calman.  Entonces me invitaron a participar como actriz en ¨Los Monólogos de la Vagina” en el Día de la Mujer de este 2014.

Hay un punto donde se tocan la serenidad y el alboroto, como una nota en Ser Sostenido, que se parece a surfear por el Océano Pacífico o a renacer recibiendo un paquete de semillas y cuadernos en blanco, desde las entrañas, para las entrañas. Sobre ese punto he sembrado mi atril.

Autor: locadelamaceta

Blogger Libra en tecnicolor. Vive en California, escribe descalza, le rondan dos hijas y tiene un jardín.

2 pensamientos en “Atril

  1. Felicidades! qué emoción!

  2. Felicidades, ya quiero verte en escena, una abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s