Locadelamaceta

Cultivo letras, voz, llaves, y otras plantas de interior.

Hilo de Plata

4 comentarios

Conozco a un hombre que baila. De entre todas las músicas para bailar, eligió la de sus raíces.

Cuando estamos en la casa de la alegría y él baila, yo siempre suspendo lo que estoy haciendo. Me asomo por el barandal hacia el salón con espejos para ver cómo recita trabalenguas con el zapateado. Reza. Da clases de historia, cuenta cuentos, sincretiza, respira con los músculos. Quiero mirar, otra vez, cómo es orquesta sinfónica y cuidador del fuego ceremonial y paseo por la alameda. Y para presenciar, inagotable, cómo parece que un hilo de plata anclado en el puño de tierra se eleva por su espalda, hasta el sol. Cuando retomo lo que suspendí, después de verlo, nunca soy la misma. Me quedo en un estado gratísimo, toda guapachosa. Soy México. Y floto.

Conozcoadmiro a un hombre que baila. Le solicito que baile cada uno de los días de su vida y de la nuestra. La suya es una danza que sabe, de esas que dejan mejor al mundo. De las que hacen tanta falta.

Para Marco A. Nava.

Autor: locadelamaceta

Blogger Libra en tecnicolor. Vive en California, escribe descalza, le rondan dos hijas y tiene un jardín.

4 pensamientos en “Hilo de Plata

  1. Que padre la gente que baila… yo no sé. Cuando es necesario hago el contorneo básico para salir al paso.

    Que la guapachosidad de acompañe =)

  2. Yo también admiro a los que bailar, me siento todoguspachoso (así junto) cuando los veo y trato de bailar aunque hace tiempo no lo hago. Me lo recordaste. Abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s