Locadelamaceta

Cultivo letras, voz, llaves, y otras plantas de interior.

Es oficial, Miranda.

10 comentarios

Mi amigo Jim, que tiene 71 años y que ha sido uno de mis mentores, solía decirme que la gente tendría más éxito y menos estrés laboral si tuviera claro que, en la vida, uno tendrá dos carreras. A veces, más. La primera es la que decidimos con lo que sabemos a los 18, la segunda nos la presenta la vida y resulta, tan sorprendente como irreversible.

Cerré esta semana pensando en eso. Hace 10 días pasé por uno de los momentos más difíciles de mi vida como adulto. Mi jefa me hizo lo que se conoce como una chingadera monumental, que fue el culmen de una serie de actitudes de bullying y acoso, racismo, y, en general, un desprecio por el género humano. Documenté la chingadera monumental y se lo hice saber a mi jefa. Me ignoró. Empecé a investigar y me enteré que ella no era mi jefa directa sino una consultora, mi jefe era un funcionario. Así que le escribí a ese jefe diciéndole que había un problema y me dio una cita. Expuse el caso, me dijo que yo era la sexta persona que se quejaba, pero como todo el mundo sacaba adelante el trabajo, suponían que era un asunto de choque de personalidades y ya.  Insistí. Yo no quería sacar nada adelante mientras crecieran las condiciones que me desprotegían, y no solo a mí: también a mis compañeros. Entonces el jefe acudió a su jefe. Repetí mi postura; que yo no quería ser parte de una situación de abuso. Que renunciaba. El jefazo me aplicó el:

-We don’t want to lose you.

Y yo me le quedé viendo con cara de “esmérese, y no sea choro”. Me preguntó si estaba dispuesta a considerar quedarme si hubiera un puesto disponible para mi. Le dije que yo criaba personalmente a mis hijas, que tengo muchos requisitos de horario; que lo iba a pensar. El jefazo me contactó esa misma tarde, con indicaciones de una entrevista en el suburbio contiguo al mío. Me presenté a la entrevista. Recité mis requisitos, resultó que no fueron problema. Me contaron del puesto, del sueldo. Pensé en mi amigo Jim. Y dije que sí.

Así que el jueves me incorporé como miembro del cuartel de la policía de la zona para mi periodo de entrenamiento como Community Service Officer (CSO). CSO es un auxiliar de policía, digamos. Mi trabajo es prevención del delito, mantener -en lo cotidiano- el orden y la paz en la comunidad. Acepté porque no involucra armas de fuego ni potestad para arrestar, que en Estados Unidos, en este contexto, es la posición más ordenada y pacífica que puede haber. Hay que saber hacer de todo: desde multar al malnacido que se estaciona en las rampas y espacios para discapacitados hasta describir un accidente de tránsito ante las aseguradoras y abogados, saber cerrar o redirigir las vías de acceso, resguardar evidencias en caso de investigaciones, entre muchas otras funciones.

La parte que más me causó entusiasmo fue saber que, como parte del entrenamiento, tengo que pasar por una serie de desarrollo de habilidades y protocolos. Tendré que tomar capacitación de captura de huellas digitales, manejo de vehículos en alta velocidad, resucitación cardio-pulmonar, primeros auxilios, geografía urbana, código penal. Me quedé con los ojos enormes. ¿Yo? ¡¿Yo?! Tendré que usar un ipad especial, una navaja, un radiotransmisor. Y aprenderme miles de claves porque 10-7: aguanten, que voy a comer; 2669-D vehículo abandonado, ya dimos parte; 10-4, sale pues, cambio y fuera. El cuartel es subterráneo, debajo de una biblioteca. Sí, tiene una entrada como de baticueva. Me asignaron una camioneta todo terreno. También tengo que aprender a manejar un cochecito para monitorear los estacionamientos, mismo que anda a 40 km por hora y si uno no tiene cuidado, se voltea. Y tengo que hacer pesas y entrenar. Mi estatura también fue un motivo de que me llamaran, vaya vínculo con mi post anterior. Cuando me den el uniforme, subiré una foto. Se la enseñaré a mi yo de 18. Quiero ver su cara.

Cuando salí de mi segundo día de trabajo llegué a la casa, me di un baño, me tomé una media cerveza que me supo a coro celestial, me puse un vestido y quise cocinar. Por oposición, después de una jornada en botas industriales, grasa de auto, patrullas y órdenes entre rangos, mi lado femenino estaba más receptivo y satisfecho que nunca. El equilibrio le sentó bien a mi mundo interior, el balance es una carrera en sí misma. Orden y paz, por dentro: he trabajado ahí desde siempre.

Yo tampoco quería perderme. Pero perdiéndome, aprendí a detectar las condiciones que me hacen mal. Entonces, tocando fondo, solo me restó abrir mi corazón a lo que viniera. Cuando elegí rendirme, recibí una vida nueva. Y un chaleco anti-balas.

Autor: locadelamaceta

Blogger Libra en tecnicolor. Vive en California, escribe descalza, le rondan dos hijas y tiene un jardín.

10 pensamientos en “Es oficial, Miranda.

  1. Locadelamaceta, agente del orden. ¡Vaya! No sé por qué, pero sí me checa. 🙂 Si a eso le añadimos manejo de vehículos a alta velocidad, primeros auxilios, geografía urbana, ¡una navaja! ¡Suena increíble! Uno no siempre tiene la suerte de aprender cosas útiles para la vida en un trabajo. Ya puedes hacerle preguntas y preguntas a la vida, y cuando te diga «¡Hey! ¿Eres policía, o qué?» sonreír por todos y cada uno de los vericuetos que te llevaron hasta ahí, y saber que tan mal no le caes. Enhorabuena por ese nuevo trabajo. ¡Muchos éxitos!

  2. ¿Te cae? ¿O ahora incursionas en el género del cuento? O-o estoy ojicuadrada.

  3. ¿Loca academia de la maceta?

  4. De esas veces que renunciar nos hace crecer. bien por ti!

  5. Felicidades!
    Desde hoy el uniforme tendra personalidad.
    Abrazos

  6. Ok, ahora ya no hay escusa: no podrás estar a la sombra de nadie porque serás quien resuelva los problemas frente a todos, en publico. Tendrás que brillar con luz propia y nadie te podrá hacer sombra.
    Un trabajo terapéutico dijera mi sicólogo.

  7. El cambio es lo único constante, todo lo que está vivo, cambia. Te felicito y me alegra mucho esta nueva etapa y cambio para ti, te mando un gran abrazo, (no he visto la foto, si no las has compartido espero no perderme la sorpresa) 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s