Locadelamaceta

Cultivo letras, voz, llaves, y otras plantas de interior.

Inventos

13 comentarios

Un día de otoño decidí que iba a ser feliz. Así, tal cual: feliz, y punto. El decreto —como casi todas las decisiones—, me agarró a medias entre el entusiasmo y el miedo, es decir, entre la luz y el negror. Era noviembre, anochecía temprano y la oscuridad de dentro también era de fuera. No aspiraba a mucho: ser feliz, radicalmente, consistía en cavar una madriguera y dormir hasta marzo, fingiendo una muerte.

Alguien me dijo que mis ganas de desaparecer eran una depresión por falta de sol y que se solucionaba facilísimo con una lámpara del júbilo. Y, qué coincidencia, justo empezaban las ofertas. Había de tamaños variados y para la oficina, para la casa, en combo con calentadores de aceite; todos los aditamentos necesarios para ser feliz cuando el día tuviera menos horas y uno, cada vez menos ganas de estar vivo. Yo puse la misma cara que ustedes y fui a la tienda que me recomendaron. Oh, sí: tales lámparas existen. Y cuestan cuarenta dólares.

Compré la lámpara y la instalé junto mi librero.

— Ahora sí voy a ser feliz—, me dije mientras desenredaba el cable y lo conectaba el enchufe.

La lámpara perdió el equilibrio, cayó al suelo y se estrelló. Miré: la lámpara, el lugar que ocupaba en mis respuestas, la lámpara tan parecida a una pelea con platos rotos, la felicidad que trajo de oferta frágil, la lámpara, el reloj marcando las cinco de la tarde, el crepúsculo en la ventana, la lámpara, el cable, el voy por la escoba. Oscuridad, otra vez.

Un día de otoño decidí que iba a ser feliz. Así: tal cual. El decreto —como casi todas las decisiones—, me agarró a medias entre el entusiasmo y el miedo, es decir, entre la fe y la urgencia. Era noviembre, anochecía temprano y la luz de dentro también era de fuera. No aspiraba a mucho: ser feliz, radicalmente, consistía en seguir el ritmo de mis estaciones; tomar café para la somnolencia de atardecer, saber que las conexiones externas son frágiles, no necesitar lámparas de júbilo ni huir de lo que me abruma, que ya no me interese lo que me hayan dicho; ahorrarme los cuarenta dólares que iba a gastar en el repuesto de la lámpara e invertirlos, mejor, en casa donde dormir en abril o en junio o en diciembre, con cobijas como madrigueras de lo posible. Para una persona. O para dos.

«Negror» no existe, me lo inventé. Como aquello que me perseguía.

Autor: locadelamaceta

Blogger Libra en tecnicolor. Vive en California, escribe descalza, le rondan dos hijas y tiene un jardín.

13 pensamientos en “Inventos

  1. Lo que asusta no es la oscuridad sino de falta de contraste; se puede estar igualmente perdido en medio de un brillo cegador. Creo que lo mejor de los otoños es que son una invitación a desnudarse de las hojas que ya no pueden sostenerse por sí solas, y a caminar descalzo mientras oye uno crujir los ocres. Y qué bonito.

  2. Me gustó mucho tu post. Me identifiqué mucho con lo de decidir ser feliz y buscar desesperadamente (inconciente o concientemente) alicientes a nuestros sentimientos (como la lámpara) … Pero efectivamente sólo queda seguir, seguir y seguir, de pronto cuando vemos nuestros pasos, éstos llevan sonrisas y satisfacciones que nos hacen caer en cuenta que somos felices =) y como dices, que la luz dentro, también ilumina afuera

    Pd: lamento lo de tus 40dlls =(
    =D

  3. Cuenta la leyenda que los dioses fundaron Teotihuacán para vivir ahí. Siendo dioses, eran perfectos y todo lo que hacían era perfecto. Así que Teotihuacán fue perfecta.
    Tiempo después, los dioses decidieron crear a los hombres para que los adoraran. Siendo dioses, eran perfectos y todo lo que hacían era perfecto. Así que los hombres fueron perfectos.

    Pasado cierto tiempo, uno de los dioses convocó a los demás y les dijo:
    Tenemos un problema: los hombres fueron creados tan perfectos como nosotros, así que no existen razones para que nos adoren.
    Y otro ellos contesto: la solución es muy sencilla, basta con guardar su sabiduría en su interior. Ellos primero caminaran todas las tierras, navegaran todos los mares, volarán por los cielos y viajaran a las estrellas antes de ver a su interior.
    Así Teotihuacán fue la Cuidad donde los hombres se convierten en Dioses.

    Y digo yo, si aquel dios hubiera conocido las tiendas con descuentos igual y se asocia para vender lámparas de júbilo.

    Feliz viaje, diosa de las letras.

  4. Un día me pregunté, que habría sido de ti.
    Busque y te encontré, porque no habrías preguntado por mi.
    Que bueno ver que sigues ahí.
    Que bueno leer que piensas así.
    Un abrazo a todos desde aquí 😋

  5. A mi me gusta ser feliz, el problema es que yo solo me saboteo a veces y justo cuando creo que ya lo voy a lograr, resulta que no =P

    Creo que también he tenido inventos que no han funcionado, pero aquí está, en mi, un deseo genuino de ser feliz. Espero que crezca pronto.

  6. Locadelamaceta pasa lo siguiente…

    Te leo desde hace mucho tiempo, sin constancia pero no te dejo y me pasa que cuando regreso parece que me hablas a mi sin saber quién soy, bueno si sabes pero no.

    Es terriblemente adictiva la sensación de dejarte de leer para después regresar y ver que me dices ahora pero sin sentir ansiedad por querer saber más; es un poco de necesidad.

    Le das a mi alma mensajeros únicos y necesarios para el hoy.
    Gracias.

    Locadelamaceta te deseo buen viento y buena mar.

    • Hugo, pasa lo siguiente:
      Yo vengo aquí a dejar constancia de lo que me ocupa en lo cotidiano. Y ninguna otra pretensión más.
      Y entonces pasa que alguien, como tú, visita a leer y deja constancia también. Y eso es invaluable. Hace sentir que estamos menos solos. Dan ganas de seguir escribiendo. Quita todas las ansiedades.
      Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s