Locadelamaceta

Cultivo letras, voz, y otras plantas de interior.

Letras para Tiempo de Encierro 13

Deja un comentario

El arborista me encontró barriendo. De un tiempo a la fecha barro más que de costumbre. Era mediodía. Le mostré el olmo. El casero me había notificado que un especialista vendría a la visita de rutina; los olmos de más de cien años requieren cierto cuidado extra, algo así como un gerontólogo de árboles.

Mi olmo y yo tenemos una relación entrañable como dos seres que se aman. Él tira más hojas —incluso en verano— para que yo barra y me aclare. Todos los octubres me regala un tapete ocre en mi cumpleaños. Yo le sembré tres jacintos a su vera para que tuviera una mascada de color en enero sobrio. Lo riego, a veces con la manguera y a veces con sollozos cuando platicamos. Le cuelgo campanas de viento casi siempre y farolitos de papel en navidad. Él se inclina hacia mí. Literalmente. Su copa y el techo de mi casa están a punto de tocarse. Lo bueno, según me dijo el casero cuando firmé el acuerdo de arrendamiento, es que el olmo está sostenido por un eje de metal clavado en el tronco y en la tierra.

El arborista hizo algunas fotografías deambulando por el jardín. Me preguntó si yo sabía quién había podado ese árbol. No, ha de haber sido antes de mi mudanza. Me explicó que, por ley natural, los árboles retoñan en donde hay un corte a menos que tal corte esté mal hecho o sea radical y cauterizado.

—Este árbol agoniza. ¿Ve estas manchas? Son como un cáncer.

Me mostró un hueco en el tronco del olmo, el pésimo corte oculto y la entrada de agua, musgo, hongos. Las manchas como garras negras, la corteza arañada por el peso del árbol en sí porque las raíces están podridas. Y me advirtió que olmo, mi adorado olmo, podría derrumbarse sobre la casa durante cualquier ventolera; sobre una casa es tan vieja que si uno cierra fuerte una puerta se cimbran toda las paredes.

La visita del arborista habrá durado unos 10 minutos. Seguí barriendo, afecta a los cortes profundos, creyendo que los todos los duelos se superan. Negando y barriendo y negando. Buscando ternura urgente entre la naturaleza.

Autor: locadelamaceta

Blogger Libra en tecnicolor. Vive en California, escribe descalza, le rondan dos hijas y tiene un jardín.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s