Locadelamaceta

Cultivo letras, voz, y otras plantas de interior.

Entre paréntesis

Deja un comentario

Hay un paréntesis entre el date una tregua y el no claudiques. Es bien sabido que a los paréntesis les cabe mucho, pero resisten poco. Hacen buenas bolsas del mandado de comentarios al margen, no tienen madera para dique.

Cuando los míos se desbordan de cansancio están hechos de palabras que le ponen sonido a la sombrita donde quiero hacer la siesta y donde las otras palabras adultas y propias no alcanzan a llegar. Palabras que piden ser parte de un texto o subrayadas en algún libro sienten nostalgia de renglón e imprenta, o alguien las dijo y sonreí, o están en el purgatorio de significados hasta que vuelvan a ser como el jabón neutro o el vaso de agua al volver de caminar, o vayan ustedes a saber; en el cansancio no hay quién atienda el departamento de averiguaciones previas.

Sólo fueron cientos de familias, me digo. Una fila de cuatro horas de espera. Y no sé si soy menos joven que antes o hacía calor y se cayó el sistema y nos dio la angustia colectiva. Hoy toca igual. Qué semana tan pesada, ¿pues cuántos días tiene? (pamplinas, presbiterio, lirio palio, cassette, anda tú, basilisco, orzar, salmuera, chotuno, insignias, emulsión, lánguido, su merced, órale, borrasca, irremisible, chincual, vos, macerar, tesón, limonero, friso).

Autor: locadelamaceta

Blogger Libra en tecnicolor. Vive en California, escribe descalza, le rondan dos hijas y tiene un jardín.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s